CRÓNICAS

Otro empate a nada

Jorge Rodríguez Gascón.

El Real Zaragoza empató ante el Mallorca en La Romareda (0-0) y transmite la misma sensación de siempre. La de un equipo que no evoluciona, perdido en el cuidado de los detalles, empeñado en convertir el juego en un tanteo largo y sin encanto. Solo han pasado 8 partidos desde que empezó la temporada y da la sensación de que este encuentro lo hemos visto en demasiadas ocasiones, como si fuera ya un fragmento del mismo bucle infinito. De nada sirve aplaudir un empate ante un candidato a todo cuando ofreces tan poco, vencido en el juego durante 90 minutos, superviviente en la única área que se pisó en la tarde de La Romareda. Allí se agigantó Cristian Álvarez para hacer una parada de potrero en la mejor opción de los visitantes. Abdón Prats se encontró con el guardián, rodillas al suelo y pecho firme, en un remate a quemarropa. No hubo respuesta del equipo zaragozano en el partido, que en ataque sigue sin ofrecer nada a cambio de tanto bostezo.

El Mallorca de Luis García mandó durante todo el encuentro, cómodo en campo contrario. Febas mezcló bien con Amath, Lago Junior y Marc Cardona, pero sus combinaciones no llegaron a cerrarse. Resistió el Zaragoza de Baraja, cada vez más próximo al de Lucas Alcaraz. Defendió mejor, entre otras cosas, porque su única voluntad fue la de defenderse. Armado con dos líneas de cuatro, solo supo amenazar en el partido con un disparo tímido de Chavarría, un centro al que no llegó Toro Fernández, una acción de Bermejo y un disparo del debutante Francho Serrano. El estreno del mediocampista fue, de largo, la mejor noticia de un partido sin demasiada historia. Serrano mostró su inteligencia táctica y su personalidad en el juego. Nunca se arrugó en un partido plagado de emergencias y eligió siempre bien, con un fútbol sencillo y silencioso.

La competición volvió a pasar por La Romareda, sin que el equipo de Baraja tuviera intenciones de cambiar la inercia. Todo reside en un error de concepto de su técnico: empeñado en construir su plan de partido en torno a sus defensas. El grupo se aplica en el repliegue, mejora en el balance defensivo, pero retrocede cada jornada en ataque. Juega en largo sin que sus delanteros ganen una sola disputa, por tierra o por aire, y los futbolistas de calidad como Bermejo o Chavarría tienen que hacer esfuerzos kilométricos para que se les nombre en campo rival. De Narváez solo se puede destacar su pelea y de Gabriel Fernández o de Vuckic su absoluta indiferencia. El resultado de esta idea se escribe en la clasificación, con un equipo que encadena 5 jornadas sin victoria, que vive cerca de los puestos de descenso y que solo ha vencido dos partidos con artes que nunca fueron suyas: el descuento y los despachos. El partido se cerró con un empate bajo mínimos. Una frase sirve para resumir cualquiera de sus partidos: el Zaragoza es un equipo sin imaginación, aburrido hasta de sí mismo.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s